Archivo de la categoría: El hombre y la máquina

El hombre y la máquina (1): Traductores con rayos X

Arrancaré este blog tratando de tirar por la borda dos creencias bastante arraigadas fuera del mundillo de la traducción:

Los traductores son diccionarios con patas.

En el futuro, los traductores serán sustituidos por máquinas.

¿Por qué se piensa esto? Pues porque históricamente se ha concebido la labor del traductor como una mera transposición de cadenas de palabras de un idioma a otro. Está claro que hace tiempo que habríamos desaparecido si fuera algo tan sencillo, y si los textos no estuvieran condicionados por un contexto y un estilo, y cargados de referencias culturales, polisemias, dobles sentidos, humor, ironía y todo aquello que convierte al traductor en un intérprete con rayos x en los ojos para ver a través de los significados evidentes de las palabras.

No voy a entrar a profundizar en este tema porque ya se han encargado de ello muchos teóricos, pero me gustaría poner algunos ejemplos cómicos de refranes donde se demuestra que la traducción literal de los «robots traductores» en línea no sustituirá a la de los traductores humanos.

1.

REFRÁN EN INGLÉS: To call a spade a spade

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA: Para llamar una espada una espada

REFRÁN EQUIVALENTE EN ESPAÑOL: Llamar al pan, pan, y al vino, vino

2.

REFRÁN EN FRANCÉS: Il y a anguille sous roche

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA: Hay anguila en la roca

REFRÁN EQUIVALENTE EN ESPAÑOL: Hay gato encerrado

3.

REFRÁN EN INGLÉS: Let sleeping dogs lie

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA: Deja tumbados a los perros que duermen

REFRÁN EQUIVALENTE EN ESPAÑOL: Al enemigo que huye, puente de plata

Los ejemplos hablan por sí solos, la verdad. Eso sí, no pretendo en absoluto demonizar la traducción automática en lo que se refiere a herramientas informáticas como las memorias de traducción, que nos echan cables muy valiosos a los traductores. La idea es ir desterrando viejos y nuevos mitos, y explicar desde dentro hacia fuera lo que es un traductor.